19Octubre2016

Sagrada Imagen del Señor de los Milagros recibió emotivo homenaje por parte del CCFFAA

La fe católica y devoción de la familia militar se hicieron presentes durante el emotivo homenaje que realizó el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas a la venerada imagen del Señor de los Milagros, a su paso por el Paseo de los Héroes Navales, como parte de su tercer recorrido anual.

Alrededor de las 21:00 horas, la procesión acompañada por una multitud de devotos llegó al estrado de la institución, donde fue recibido por el Jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, Almirante Jorge Moscoso Flores; el Obispo Castrense, Monseñor Juan Vera Plasencia, Jefes del Estado Mayor Conjunto; así como por el personal militar y civil, quienes portaban cirios emblemáticos, estampas y detentes, en señal de fervor.

Como parte de la distinción, el Padre Miguel Ángel Simón, Capellán del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, celebró una acción litúrgica donde encomendó a la Sagrada Imagen, la vida de nuestros combatientes en el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro.

Posteriormente, Monseñor Juan Vera Plasencia invitó a los devotos a elevar plegarias para que el también llamado Cristo de Pachacamilla proteja a nuestros integrantes de las Fuerzas Armadas junto a las autoridades del Sector Defensa y continúe bendiciendo su labor al frente de las Instituciones Armadas.

Como es tradición, el Jefe del Comando Conjunto presentó ofrendas florales al Señor de los Milagros, siendo invitado por el Mayordomo General de la Hermandad – junto con los Jefes de las Divisiones de Estado Mayor Conjunto – a cargar el anda hasta la próxima estación.

Cabe recordar que este es el tercer recorrido del año de la venerada imagen, el cual se inició desde las 6 de la mañana, partiendo desde la Iglesia Nuestra Señora de las Victorias, en el distrito de La Victoria, continuando por el Jirón Iquitos, Avenida 28 de Julio y Brasil, Plaza Bolognesi, Paseo Colón hasta la Plaza Grau, siguiendo por la Avenida Paseo de la República y concluyendo en horas de la madrugada en el Santuario de las Nazarenas.